Brindis Navideño 2020 y Feliz Año 2021!

Hace aproximadamente dos semanas el viernes 18 de diciembre en punto de las 20:30 hrs me dispuse a ver en mi casa el “Brindis Navideño” organizado por el Colegio de Pediatras de Yucatán, A.C.  Invité a mi esposa a ver el evento y recordaba con ella los años pasados en los que nos vestimos elegantemente para asistir.  Ahí estaríamos, mencionaba, compartiendo la mesa con Paco Vela, Armando Briceño, Gregorio Cetina, entre otros con sus respectivas esposas… Qué nostalgia! La realidad del hoy era otra…

La Dra. Ilhian España y el Dr. Elías Estrada en forma muy amena se encargaron de ser los presentadores.

 

Una gran cantidad de compañeros se reunieron para ver el evento directo por el Youtube Live del Colegio.

A un link de ver la transmisión completa en Youtube:

 

Un video recordando la amistad y el compañerismo y lo divertido que lo pasamos el año pasado dió inicio a la transmisión.    Posteriormente algunos compañeros presentaron un mensaje para cada uno de los asistentes…

Galería de fotos:

       

    

    

 

La música estuvo presente y el Sr. Álvaro Martínez con su “Sax que Enamora” nos deleitó  con canciones navideñas.

 

   

 

El Dr.  Francisco Javier Zamora García, Presidente de la Asociación Mexicana de Pediatría, nos envió un emotivo mensaje… y un brindis como el mencionó: con agua…

 

 

          

 

 

 

A continuación nuestro Presidente, el Dr. Miguel Flores y la Dra. Paulina Cauich se encargaron de continuar con la presentación de la sesión…

 

     

 

Y los regalos! pues no podían faltar.  En un ingenioso sistema tipo ruleta procedieron al sorteo de los mismos.  He aquí algunos de los ganadores!

 

     

     

 

Y el brindis….Feliz Navidad! y hoy también Feliz Año Nuevo 2021!

 

    

 

Qué simpática la caricatura que se presentó en la cual el coronavirus nos persigue y ahora con el advenimiento de las vacunas lo perseguiremos…

 

     

 

Saludos virtuales y les deseo lo mejor para este nuevo año, en donde nuestro principal deseo es en la salud… y volver lo más pronto posible a la normalidad acostumbrada.

Me gustaría compartirles un escrito de autor anónimo que me gustó mucho y que trae un gran mensaje para nuestro mundo actual:

“Quizá los cambios que nos están tocando vivir tengan un significado más allá de lo que vemos, tal vez las recomendaciones tienen una segunda cara, un objetivo adicional en nuestra vida.  Nos piden cuidar ojos, nariz y boca.  Para proteger los ojos, podemos usar lentes, quizá lo que en realidad necesitamos con esos lentes es *VER diferente la vida* y valorar lo que tenemos.

Tal vez proteger nuestra nariz, indique que hay que cuidar lo que respiramos, el olfato está conectado a la memoria, quizá necesitemos resetear un poco esa memoria conectada al olfato, para *vaciar aquellos recuerdos que ya no nos sirven* o nos causan dolor.  Podría ser que el uso del cubrebocas, protege a los demás de lo que hablamos, de aquellos momentos cuando ofendemos con nuestras palabras, cuando maldecimos. Y nos protege a nosotros de lo que comemos.

Puede ser que la petición de “quédate en casa”, no solo se refiera a nuestro domicilio, sino al hecho de *ESTAR DENTRO DE UNO MISMO* , de estar en calma, reflexionando un poco, disfrutando lo que pocas veces tenemos tiempo de gozar… a los que viven con uno.  Se me ocurre que esa idea de lavarse las manos o limpiarlas con alcohol, nos dice que cuando tocamos… dejamos huella, que más valdría *TOCAR la vida de las personas con respeto*, con higiene, con amor.

Que la intención de “limpiar todo” va más allá de “desinfectar como obsesionado cualquier superficie” Nos dice que es un buen momento para limpiarnos y *limpiar nuestro entorno de cosas que ya no sirven*, de personas que no aportan nada positivo a nuestra vida. De limpiar nuestra mente y nuestro corazón.

Que la vida no necesariamente se trata de ir abrazando y besando a cuanto ser encontramos en el camino… cuántas veces olvidamos o dejamos de besar y abrazar a nuestros hijos, a nuestra pareja, a nuestros padres. Que en este momento si están con nosotros, es prudente y diría yo hasta recomendable hacerlo.

Quizá la cuarentena nos obligó a poner nuestro ser y nuestros recursos en modo AHORRO DE ENERGÍA y eso a su vez nos acercó a la simpleza de un amanecer, de un café tomado sin prisas, de la bendición que es respirar y abrir los ojos cada mañana”.

*Tal vez es momento de que, en lugar de rechazar la realidad, aprendamos a aprovecharla…*

Un abrazo…nos vemos pronto…

atte

Dr. Jorge Rafael Castellanos Dorbecker